Trivia

¿Qué componentes presenta la stevia?

Artículos Científicos - 12/04/2010

Guías para la prevención y manejo de la obesidad en niños y adolescentes.

Título: Prevention and Treatment of Pediatric Obesity: An Endocrine Society Clinical Practice Guideline Based on Expert Opinión. Autores: Gilbert P. August, Sonia Caprio, Ilene Fennoy, Michael Freemark, Francine R. Kaufman, Robert H. Lustig, Janet H. Silverstein, Phyllis W. Speiser, Dennis M. Styne, and Victor M. Montori.

A principios de septiembre de 2008, se publicó en el “Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism” las guías para la prevención y el tratamiento de la obesidad en pacientes pediátricos.

 

El Dr. Gilbert P. August (de la George Washington University School of Medicine en Washington, DC), quien fue el coordinador principal de las mismas, sostuvo que la Sociedad de Endocrinología Pediátrica priorizó la problemática de la obesidad pediátrica, lo que motivó la búsqueda, análisis de información basada en la evidencia para la creación de este documento.

 

Tal es así, que estas guías resumen la información disponible acerca de sobrepeso y obesidad en esta población enfocado a los criterios diagnósticos, los tratamientos disponibles, indicación de los mismos y aquellas medidas destinadas a la prevención de esta entidad.

 

Algunas de las recomendaciones más importantes son:

 

* Sobrepeso se define como un índice de masa corporal situado entre los percentilos 85 y 95, mientras que hablamos de obesidad cuando éste supera el percentilo 95.

 

* No deben realizarse estudios endocrinológicos en forma rutinaria, salvo que el niño presente retardo en el crecimiento estatural de acuerdo al contexto familiar.

 

* De existir alguna evidencia o sospecha de trastorno genético, se sugiere realizar interconsulta con un especialista en el tema.

 

* Aquellos niños situados en un percentilo 85 o por encima de éste, debe ser evaluado para la pesquisa de otras comorbilidades.

 

* Como requisito previo al inicio de cualquiera de las opciones terapéuticas, se deberá indicar y perpetuar modificaciones intensivas en el estilo de vida incluyendo hábitos alimentarios, actividad física y otros componentes del comportamiento cotidiano.

 

* Recomendaciones dietarias incluyen evitar el consumo de alimentos ricos en calorías y pobres en nutrientes (bebidas gaseosas o azucaradas, mayoría de comidas rápidas, snacks elevados en calorías), controlar el ingreso calórico mediante el control de las porciones de acuerdo con las Guidelines of the American  Academy of Pediatrics, reduciendo la ingesta de grasas saturadas en niños mayores a los 2 años de edad. Recomiendan el aumento de fibra en la dieta, vegetales, frutas, fraccionando la alimentación, realizando varias ingestas al día, particularmente el desayuno.

 

De las sugerencias más relevantes se destacan:

 

* La terapia farmacológica deberá considerarse en aquellos pacientes pediátricos con obesidad en donde una modificación intensiva del estilo de vida haya resultado inefectivo como también en aquellos con sobrepeso que presentan graves comorbilidades a pesar de la modificación de las medidas higiénico-dietéticas; particularmente en niños con antecedentes familiares de diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular temprana.

 

* La terapia farmacológica debe ser indicada por aquellos pediatras con experiencia en la utilización y manejo tanto de los medicamentos como en el monitoreo de los efectos adversos.

 

* De las opciones terapéuticas en el arsenal farmacológico se incluyen: sibutramina, orlistat, metfomina, octrrotided, leptina, topiramato y hormona de crecimiento. Las guías remarcan que todos estos medicamentos presentan importantes restricciones por parte de la FDA (Food and Drug Administration) por su indicación clínica y por edad.

 

* La cirugía bariátrica debe ser considerada en adolescentes que presentan un índice de masa corporal entre 40 y 50 kg/m2 que no presentaron respuesta a la modificación de los hábitos alimentarios y con falla al tratamiento farmacológico, siendo portadores de comorbilidades.

 

* Para aquellos candidatos a tratamiento quirúrgico, las guías remarcan y jerarquizan la importancia del aspecto psicológico, tanto del paciente como su entorno familiar que brinde adherencia a la modificación en el estilo de vida. De considerarse esta opción, es mandatorio la evaluación por un equipo multidisciplinario, evaluación de riesgos y beneficios como también contar con un plantel quirúrgico experimentado.

 

* La cirugía bariátrica no esta recomendada en niños preadolescentes, embarazadas o en etapa de lactancia como tampoco en aquellas que planean un embarazo dentro de los 2 años de la cirugía, en pacientes con escasa adherencia y cumplimiento de una dieta saludable y actividad física o para cualquier paciente que presenta un trastorno alimentario no resuelto, enfermedad psiquiátrica no tratada o Síndrome de Prader-Willi.

 

* En cuanto a prevención, se debe alentar y recomendar firmemente la lactancia materna durante un mínimo de 6 meses y la realización de ejercicio físico durante al menos 60 minutos diarios.

 

El objetivo de las intervenciones en el área del sobrepeso y la obesidad en esta población, esta destinada a la prevención o disminución de la incidencia y severidad de aquellas comorbilidades íntimamente relacionadas con el sobrepeso (ej, diabetes tipo 2, síndrome metabólico, dislipemia, hipertensión).

 

En las últimas 3 décadas la prevalencia de obesidad en niños entre 6 y 11 años se ha cuadriplicado, mientras que en aquellos entre 12 y 19 años se ha triplicado. Si bien existen diferencias entre sexos y grupos étnicos, la prevalencia global de obesidad en población pediátrica es de 17,1%.

 

Considerar todas las medidas de prevención, promover una vida más saludable desde la niñez ayudará a futuro a una mejoría tanto individual como poblacional y permitirá la transmisión de medidas higiénico dietéticas a generaciones futuras.

 

Autor del Comentario: Dr. Roman F. Zucchi