Trivia

¿Qué conviene comer en las fiestas antes del plato principal?

Etapas de la vida/Adultos - 07/08/2014

La Alimentación y el Estrés, su relación

Un estilo de vida ordenado, donde la actividad física se encuentre presente y la alimentación sea lo más saludable posible, favorece a un cuerpo y una mente sana.

Autor: Lic. Cristina Maceira

La producción de adrenalina necesita de Vitamina C. Cuando los niveles de adrenalina se elevan por largos  períodos, requiere de una mayor cantidad de Vitamina C, la cual debe ser incorporada a nuestro cuerpo mediante la alimentación.

 

La situación de estrés produce en nuestro organismo, una cascada de efectos,  no recomendados para la salud.


El estrés o estado de alarma, hace que nuestro cuerpo reacciona segregando mayor cantidad de adrenalina, una hormona que a su vez desencadena una serie de respuestas hormonales y nerviosas que nos preparan para la lucha o la huida.

 

El estrés físico, para el que estas reacciones resultan útiles, es en general, transitorio, cuando pasa, todas las reacciones vuelven a la normalidad. Después de unas buenas vacaciones y/o descanso, todo vuelve a su absoluta normalidad.

 

El estrés que se visualiza en la actualidad, está relacionado al estilo de vida y es el estrés  mental  de larga duración.

 

Esta situación hace que el organismo mantenga su estado de alerta por períodos prolongados. En este escenario, el cambio de estilo de vida es muy importante.

 

La producción de adrenalina necesita de Vitamina C. Cuando los niveles de adrenalina se elevan por largos  períodos, requiere de una mayor cantidad de Vitamina C, la cual debe ser incorporada a nuestro cuerpo mediante la alimentación.


La disminución de la Vitamina C reduce la actividad de los macrófagos, células del sistema inmunológico, (nuestras defensas), lo cual nos lleva a ser más vulnerables a contraer infecciones u enfermedades.

 

Pese a que no se relacionan normalmente, la alimentación y el estrés, podemos ver como los hábitos alimentarios inadecuados no llevan a situaciones de disconformidad, con nuestro cuerpo, a mantener un peso corporal  mayor al deseado, hace que mentalmente agudicemos este cuadro.

 

El consumo ordenado de alimentos ricos en Vitamina C (naranja, kiwi, frutas del bosque o rojas, los ajíes pimientos, el brócoli, etc) , Beta carotenos (zanahoria, frutas de color amarillo y naranja y vegetales de hojas verdes), Acido fólico (vegetales de hojas verdes) y Zinc (carnes rojas, aves, pescados, germen de trigo, semillas de calabaza) favorecen al control químico de estas reacciones.


Un estilo de vida ordenado, donde la actividad física se encuentre presente y la alimentación sea lo más saludable posible, favorece a un cuerpo y una mente sana.

 

Get Adobe Flash player