Trivia

¿Qué conviene comer en las fiestas antes del plato principal?

Salud Plena - 16/03/2017

El Té y sus beneficios a la Salud

El té se ha utilizado como bebida refrescante durante siglos. Es la bebida más consumida en el mundo después del agua. Se ha dicho del té que tiene efectos beneficiosos para la salud, pero ¿lo confirman los últimos avances científicos? ¿Es el té una fuente de hidratación? El Consejo de Información sobre Alimentos de la Unión Europea elaboró un informe sobre las últimas investigaciones y afirma “El té es una excelente fuente de hidratación y, debido a su elevado contenido en flavonoides, tiene propiedades saludables que no se encuentran en otras bebidas”.

Los tés negros, que son los más comunes, se producen cuando las hojas de té se fermentan (por las enzimas propias de la planta) en una sala a temperatura controlada y luego se secan. Estos procesos liberan los polifenoles específicos,  que le dan su color y su sabor distintivos. El té verde (sin fermentar) se produce calentando las hojas de té al vapor antes de secarlas, con lo que se minimiza la oxidación por las enzimas, se mantiene el color de la hoja y se consiguen sus características de sabor.
 
Beneficios a la salud
Existen muchas más investigaciones publicadas sobre el té verde que sobre los otros tipos de té. Un exhaustivo análisis hecho en 2014, que estudió las asociaciones entre los grupos de alimentos y bebidas y las enfermedades crónicas relacionadas con la dieta, señaló que el té era la bebida más protectora de todas las que se consumen habitualmente. Las personas que más té consumían presentaban una importante reducción del riesgo de diabetes de tipo II (un 16%), de enfermedades cardiovasculares (un 28%) y de cáncer (un 34%), aunque otros estudios no han puesto de manifiesto que exista una relación clara entre el té y el cáncer. Otro estudio amplio indicó que cada taza de té diaria adicional se traducía en una mortalidad por todas las causas un 9% inferior. Muchos de los beneficios indicados se han atribuido a la presencia de unos polifenoles específicos llamados flavonoides, que tienen un efecto beneficioso en los vasos sanguíneos gracias a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, pero también se ha sugerido que la cafeína y el flúor son igual de importantes. 
Los principales estudios sobre el té y las enfermedades cardiovasculares han revelado que el consumo de té negro y té verde estaba asociado a niveles significativamente bajos de colesterol LDL, presión sanguínea y riesgo de accidente cerebrovascular. Con respecto al control del peso, dos ensayos recientes han señalado que un incremento en el consumo de té negro producía una pequeña pero significativa reducción de peso cuando las personas seguían su dieta habitual. Una revisión anterior de 18 estudios no identificó ningún efecto significativo del consumo de té verde en el peso.
 
Fuente: Publitec S.A. Argentina

 

Get Adobe Flash player