Trivia

¿Qué conviene comer en las fiestas antes del plato principal?

Salud Plena - 22/05/2017

MENOPAUSIA Y RIESGO CARDIOVASCULAR

En la Menopausia aumenta la probabilidad de riesgo cardiovascular, Para disminuirlo en esta etapa, hace falta introducir cambios en el estilo de vida, esto implica una alimentación saludable y la práctica de actividad física en forma regular.

Una vez que la mujer entra en la etapa de menopausia, el riesgo aumenta progresivamente y su incidencia va en aumento en relación con la edad, sin embargo en las mujeres posmenopáusicas la incidencia es mucho mayor debido a la disminución de los estrógenos que cumplían un rol de protección vascular durante la edad fértil.

Se debe considerar también que

 

  • El riesgo de enfermedad cardiovascular tiene relación directa con el índice de masa corporal (IMC= peso/talla²), por lo que mujeres con un IMC entre 25 y 28.9. el riesgo de duplica, mientras que las mujeres con un IMC mayor a 29, el riego es 3 a 4 veces más.
  • Cambio en la distribución grasa a nivel abdominal, también es factor de riesgo cardiovascular, ya que se asocia directamente con factores de riesgo como la hipertensión arterial, dislipidemia, intoleracia a la glucosa y diabetes.
  • Modificación del perfil lipidico. Tanto los niveles de colesterol como sus diferentes fracción, parecería ser el factor mas importante y el mas fuerte predictor de riesgo.
  • La LDL o “colesterol malo” es la encargada de trasportar el colesterol desde el hígado  a los tejidos periféricos, contribuyendo así la formación de placas de ateroma, por lo que valores mayores a 130, son predoctores de riesgo cardiovascular.
  • Las HDL o “colesterol bueno”, transportan el colesterol en sentido inverso a las LDL, ósea que desde los tejidos periféricos hacia el hígado para ser utilizados y desechados. Por lo que valores mayores a 40 actúan como protectores cardiovasculares reduciendo el riesgo de padecer enfermedades coronarias.

 

Para prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, es importante controlar la calidad y la cantidad de grasas que se consumen.

 

  • Disminuya y espacie el consumo de manteca, crema, helados, lácteos enteros, quesos grasos, carne grasa (vacuna, cerdo, cordero y piel de pollo). Fiambre, embutidos, productos con aceite vegetal hidrogenados (trans) y chocolates.
  • Aumente el consumo de pescados de aguas frías (salmón, caballa, atún, ancho, arenque o sardina), aportan ácidos grasos Omega 3.
  • Para reducir el colesterol dietario, evite el consumo de vísceras, embutidos, fiambres grasos, yema de huevo, manteca y quesos de alta maduración
  • Aumente el consumo de fibra, ya que interviene disminuyendo la absorción de colesterol, que es desechada en la materia fecal. Por lo que es importante incorporar fibra soluble que la encontramos en legumbres, cereales integrales especialmente avena y cebada.
  • Evite los salteados y frituras, usando métodos de cocción que no requieran de grasas, como vapor, horno, parilla, plancha o microondas. Remplace la cocción de cuerpos grasos por caldos de verduras sin grasa o roció vegetal.

 

Get Adobe Flash player