Trivia

¿Qué conviene comer en las fiestas antes del plato principal?

Salud Plena - 07/06/2017

EL SABOR NO SOLO DEPENDE DE LA SAL

La sal contenida naturalmente en los alimentos es suficiente para una buena nutrición. Evitar su agregado es un hábito correcto, que garantiza la salud de las arterias.

Hace muchos años atrás, cuando se conoció la retención de la sal en pacientes edematosos,  que el agregado de sal a las comidas aumentaba el edema, mientras que su restricción favorece la eliminación urinaria, con disminución de la hinchazón y del peso corporal, se comenzó a recomendar su limitación.

 

Como la sal es cloruro de sodio, se creyó durante muchos años que la porción de cloruro era la responsable de la retención de agua y la consiguiente formación de edema. Se confeccionaron entonces, una cantidad de regímenes alimentarios pobres en cloruro y luego aparecieron en el comercio varias sales sin cloruros para reemplazar la sal en el condimento de los alimentos. En la actualidad, siguen existiendo algunas de ellas, las cuales están contraindicadas para controlar la presión arterial, ya que contienen sodio.

 

Existe evidencia que con los alimentos primarios, carnes, vegetales, huevos, leche, frutas, la sal contenida en ellos es suficiente para el organismo.

 

El agregado de sal en las comidas o en la mesa no es una necesidad, sino una cuestión de hábitos. Si cuando los niños comienzan a probar alimentos, no le agregaramos sal, su paladar conocería el sabor de cada alimento y no pediríamos el agregado de sal.

 

El sodio puede ser incorporado al organismo, no sólo con los alimentos, sino también con las bebidas y los medicamentos.

Se debe leer la etiqueta o los ingredientes y estar atentos a la presencia del sodio, el cual puede expresarse mediante su símbolo químico Na, como benzoato de sodio, ciclamato de sodio, polvos levantadores para horneados, bicarbonato de sodio, etc.

En cualquiera de estas formas podemos ingerir grandes cantidades de sodio de manera involuntaria.

 

Los alimentos enlatados, deshidratados, que necesiten conservación, ya sean dulces o salados, contienen sodio en alguna de las formas anteriormente citadas, como conservante, para lograr mayor tiempo de durabilidad al producto, o como intensificadores de sabor.

 

La utilización en la cocina de los condimentos, las hierbas, especias, aromáticas, (mostaza en polvo, salsa de soja sin sal, aceto balsámico, pimienta, echalotte, romero, albahaca, ciboullete, etc) con el objetivo de lograr una plato sabroso sin tener que recurrir al agregado de sal.

Get Adobe Flash player