Trivia

¿Qué conviene comer en las fiestas antes del plato principal?

Salud Plena - 22/01/2018

Hablemos de la sal

El sodio (sal común) es utilizado en la industria alimentaria como el conservante más común, económico y eficiente.

Este permite la conservación de los alimentos, la acentuación del sabor dulce, la presentación del alimento de una manera atractiva, con sus características organolépticas intactas.

Existe la creencia que en el verano, al aumentar la transpiración, se debe consumir más sal para compensar esa pérdida. Este concepto es equivocado, la restricción de sal a la persona que deba cuidarla es durante todo el año por igual, no cambia en la estación del año, ni con las temperaturas.

 

En la naturaleza existe el sodio como integrante de todos los alimentos. La dieta asódica sería imposible, ya que todos los alimentos que ingerimos a diario, en mayor o menor escala continen sodio en su composición química natural.

Solo debemos hacer conciente al paciente en que no debe agregar más de lo que aporta el alimento.

 

Algunos métodos de conservación como los enlatados, deshidratados o mismo la cocción de un fiambre se realiza con cloruro de sodio, por lo cual estos alimentos no deben formar parte de la dieta diaria de aquellas personas que tengan que controlar los niveles de tensión arterial.

 

Desde la ablactación, actualmente, la mayoría de los Pediatras y Nutricionistas, indican preparar las papillas del infante sin agregar sal, ya que este no la necesita en forma agregada. Si desde entonces el paladar es acostumbrado a los sabores de los alimentos, no extraña luego la falta de sodio agregado en las comidas. Lo mismo ocurre con el agregado de azúcar en la mamadera o papillas.

 

Solo se indica la reposición de sodio en los casos de diarreas prolongadas, vómitos importantes o exceso de traspiración en deportistas, de lo contrario el sodio es repuesto naturalmente con la alimentación habitual.

 

La reducción de la ingesta de sodio  (que no debe superar los 4 mg/día) es el primer elemento a considerar en el hipertenso.

 

La ingesta de al menos 3 frutas al día y una dieta rica en verduras a sido relacionada con la baja de la tensión arterial. Se han determinado efectos beneficiosos de la fibra alimentaria, el potasio, calcio y magnesio.

Asimismo la reduccion de la grasa y el aumento del consumo de pescado, son factores que brindan resultados beneficiosos sobre la tensión arterial.

 

La reducción del peso corporal, la realización de actividad física y la eliminación del alcohol, demuestran importantes mejorías en los pacientes hipertensos.

 

Get Adobe Flash player