Trivia

¿Qué conviene comer en las fiestas antes del plato principal?

Salud Plena - 29/01/2018

Alimentación Saludable y Actividad Física, sociedad perfecta

Los dos principales factores que intervienen en el estado de salud de la persona son las características genéticas y el estilo de vida.

La mayor parte de las enfermedades tienen una base genética, pero el estilo de vida del individuo es el factor que determina qué patología puede desarrollar en el transcurso de los años.

 

Dos de los principales factores de riesgo, con mayor influencia negativa en las patologías crónicas, son el sedentarismo y la alimentación inadecuada.

 

Las personas físicamente activas disfrutan de una mayor calidad de vida, por que padecen menos limitaciones que normalmente se asocian con  las enfermedades crónicas y el envejecimiento; además están beneficiadas por una mayor esperanza de vida. Mejorando nuestro estilo de vida, se reducen los riesgos de enfermedades cardiovasculares y cáncer, las principales causas de mortalidad en la humanidad.

 

Es importante promover la práctica de actividad física y deportiva en todas las edades, ya que implica cambios positivos en el bienestar personal, inmediatamente después de haber hecho algún tipo de deporte.  Está comprobado que reduce problemas de ansiedad y depresiones.

 

La recomendación fundamental es que antes de iniciar un plan de entrenamiento de actividad física, visite a su médico para realizar un examen  y así obtener un certificado de aptitud para el inicio de una actividad física.

 

La alimentación previa al entrenamiento debe basarse en alimentos ricos en hidratos de carbono y bajos en grasas y proteínas. Esto impedirá retardar el vaciamiento gástrico y desviar el flujo sanguíneo de los músculos  al estómago y evitar malestar estomacal.

 

El tiempo de tolerancia de la última comida previo a la actividad física es de 2 a 3 horas previas. Consumir 200 a 400 ml de una bebida isotónica con una concentración hidratos de carbono no mayor al 7-8 %. Durante el entrenamiento se sugiere continuar consumiendo 100-150 ml de bebida a intervalos de 15 min durante la primera hora de actividad física. Es importante que el deportista elija la bebida que más le agrade a su gusto y sabor.

 

Reponer las reservas de proteínas y de hidratos de carbono corporales después del ejercicio, elemento clave, durante las primeras 3 horas posteriores a la actividad física, tan importante como la ingesta de agua o hidratación.

 

El movimiento sumado a la ingesta de alimentos saludables aseguran mejor calidad de vida.

Get Adobe Flash player