Trivia

¿Qué conviene comer en las fiestas antes del plato principal?

Salud Plena - 29/01/2018

Alimentación liviana para prevenir golpes de calor

En verano, el cuerpo necesita menos calorías que en invierno y más líquidos que aseguren mejor hidratación.

Hay que tomar mucho líquido y comer alimentos más livianos, de más fácil digestibilidad, con mayor contenido de agua en su interior.

Las frutas frescas, vegetales crudos preferentemente y carnes blancas, pescados, que son más fáciles de digerir.

 

1. Desayunos y meriendas livianas

 

Los jugos o licuados de fruta con leche descremada o agua, que ayudan a mantener la hidratación. Tostadas de pan integral con mermelada y queso untable, o un yogur descremado con cereales y semillas, aportan energía, vitaminas y minerales.

 

2. Vegetales Crudos

 

Los alimentos con alto valor calórico disparan la temperatura corporal, así que siempre conviene optar por las ensaladas frescas, preferentemente, de hortalizas. Aportan agua, vitaminas, minerales, antioxidantes y fitoquímicos. Variar las hortalizas que aporten diferentes colores, tanto en el almuerzo como en la cena.

 

3. Pescados

 

El pescado de mar es ideal para el verano. A diferencia de otras carnes, se digiere fácilmente, contiene menos calorías y, sobre todo, posee ácidos grasos omega 3, que contribuyen en la disminución del colesterol LDL (el malo) y ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares. El atún, el salmón, el abadejo, la merluza y el lenguado, son los recomendados.

 

4. Fibra

 

Los cereales integrales o con su grano entero, son fuente de fibra, vitaminas y minerales, así que siempre conviene incorporarlos a la alimentación. Agregar semillas, como las de girasol y de sésamo de tres colores, son una buena opción.

 

5. Colaciones frescas

 

Entre comidas, las frutas, el yogurt descremado, quesos descremados, gelatina sin azúcar, barras de cereales integrales, permiten llegar con menos apetito a la comida siguiente.

Get Adobe Flash player