Trivia

¿Qué conviene comer en las fiestas antes del plato principal?

Salud Plena - 05/04/2018

Almuerzos Escolares, que y cómo prepararlos

La elección del almuerzo en el colegio puede ser la primera oportunidad que los niños tengan de decidir qué van a comer. Hoy en día, los comedores escolares han mejorado, tanto en sabor como en nutrición, y en muchos lugares se sirven platos más saludables.

Pero en algunos comedores todavía se ofrecen menúes con exceso de grasas y carbohidratos. En algunos casos, los niños pueden elegir una mezcla de alimentos no saludables; en especial el menú menos nutritivo disponible. Por ejemplo, un niño puede decidir comprar panchos y hamburguesas todos los días.

Educar para elegir

La oportunidad de guiar a sus hijos hacia las buenas elecciones es posible si les enseña sobre los alimentos. En especial a los más pequeños, explíqueles de qué manera un almuerzo saludable, les dará la energía necesaria para terminar el resto de la jornada escolar y disfrutar de las actividades fuera del colegio.

Algunas recomendaciones:

En general los colegios envían el menú del mes. Mírenlo juntos.

Recomiende los platos más saludables, carnes sin grasas, cereales o pastas, vegetales cocidos, frutas, panes integrales,  explíquele el porque los eligió.

Si el menú no se adecua a los gustos del niño, prepare para llevar un almuerzo de casa, por lo menos en algunas ocasiones. Así podrá volver a tomar control de la situación y asegurarse de que los niños tengan una comida nutritiva.

Planifique con él la vianda que llevará, que el niño pueda elegir alimentos que le gusten y que la hora de su almuerzo sea lo más gratificante posible.

Un almuerzo para llevar implica la responsabilidad adicional de mantener la comida en buen estado hasta el momento de comerla. Esto significa que las comidas calientes se mantengan calientes y las frías con un buen método de conservación del frío.

Algunas sugerencias para brindar seguridad en el almuerzo:

  • Lavarse las manos antes de preparar alimentos.
  • Usar un termo para los alimentos calientes y calentarlos muy bien antes de introducirlos.
  • Usar geles refrigerantes para asegurar el mantenimiento del frío o congelar algunos alimentos y bebidas durante la noche, que luego se descongelarán en la lunchera.
  • Lavar las luncheras todos los días con agua y lavandina y  usar bolsas de papel que puedan desecharse o reciclarse.
  • Agregar alcohol en gel o algunas tohallas húmedas para que los niños se laven las manos antes y después de comer.

 

Get Adobe Flash player