Trivia

¿Qué conviene comer en las fiestas antes del plato principal?

Salud Plena - 16/04/2018

Relación entre fibra alimentaria y salud

El contenido de Fibra Alimentaria y nutrientes aportado por los granos enteros, formando parte de una alimentación saludable, permite mejorar la calidad de vida. Existen estudios epidemiológicos realizados en áreas importantes de la salud – Salud Cardiovascular, Diabetes, Cancer, Obesidad, etc, que demuestran las siguientes evidencias.

Salud Cardiovascular

 

Los granos enteros mejoran la salud cardiovascular :

 

-          Disminuyen los niveles de colesterol gracias a su alto contenido en fibras solubles.

-          Por su alto nivel en antioxidantes

 

La reducción del riesgo se estima entre el 27 y el 37 %. Esta reducción del nivel de colesterol es mucho más elevada que la que se obtiene simplemente al evitar alimentos con alto contenido en colesterol y grasas saturadas.

 

Diabetes

 

Una alimentación con alto contenido en fibra puede provocar la reducción de los niveles de insulina y la disminución del riesgo a desarrollar diabetes tipo 2, debido a la mejoría en la sensibilidad a la insulina a través de este tipo de alimentación.

Desde el 2002, la Asociación Americana de Diabetes recomienda el consumo de 3 porciones diarias de granos enteros en la dieta para el control de esta enfermedad.

 

Obesidad

 

La incorporación de fibra en la alimentación diaria, ayuda al control de la saciedad, ya que este tipo de alimentos, demoran en ser absorbidos, perdurando por más tiempo la sensación de plenitud.

El retraso en el vaciamiento gástrico, sumado a la absorción de líquidos que producen estos granos, provoca un efecto de gel, con aumento del volumen del quimo alimentario, acompañado de la distensión de la pared digestiva, con la consiguiente sensación de saciedad.

 

Constipación

 

La presencia de fibra y granos enteros en el intestino, favorece su peristaltismo.

La recomendación diaria en el consumo es de 25 a 30 gramos de fibra, evitando así la constipación.

El aumento en la ingesta de líquidos, acompañada de una alimentación rica en granos enteros, permite la movilización de la materia fecal en el intestino, sin mayores complicaciones.

Esta recomendación debe ser adquirida como un hábito para que en la continuidad, puedan verse los resultados.

 

Get Adobe Flash player