Trivia

¿Qué conviene comer en las fiestas antes del plato principal?

Enfermedades Crónicas/Metabólicas/Osteoporosis - 13/08/2018

El Queso y su aporte de grasas, calcio y proteínas

La restricción del consumo de carnes es habitual, cuando una persona debe cuidar su colesterol, no así en el consumo de quesos. Generalmente, dejan de consumir carnes y no quesos. Es más, en reiteradas oportunidades, se utiliza como alimento reemplazante de carnes, o como picada entre comidas para obtener saciedad.

El contenido de colesterol de los quesos difiere de acuerdo al tipo de pasta, más o menos dura, según la cantidad de grasa que contienen. Encontramos desde un queso Cheddar con 100 miligramos de colesterol cada 100 gramos de queso, un Gouda 115 miligramos, Roquefort 90 miligramos, hasta la línea descremada de los untables con 1 a 5 miligramos, port salud descremados de 30 a 60 miligramos.

Todos ellos, duros o no, aportan grasas de origen animal, contienen grasas saturadas, las cuales también producen aumento del colesterol en la sangre.

 

Conociendo sus variedades y cual es su consumo, se controla su ingesta en cuanto a las cantidades, las porciones, y a su contenido en grasas, eligiendo la línea de los descremados, tanto los untables como los de pasta semidura, evitando los más duros como un alimento frecuente o de consumo diario.

 

El desarrollo de la industria alimentaria, particularmente la láctea, permite encontrar quesos de muy buen sabor, con cantidades controladas de grasas, rayados, mezcla de diferentes quesos, saborizados, permitiendo de esta forma, continuar con nuestros hábitos, e incorporar importantes cantidades de calcio y proteínas de alto valor biológico, necesarios para una completa alimentación.

 

En nutrición se intenta minimizar las restricciones, educando sobre el aporte de los diferentes alimentos, pueden utilizarse racional e inteligentemente. Un consumidor informado y educado, puede tener el dominio absoluto de su ingesta, sin sentir demasiadas privaciones.

Get Adobe Flash player